Las condiciones económicas continuaron deteriorándose desde comienzos de marzo en Estados Unidos, y al mismo tiempo las empresas tuvieron dificultades para pasar a sus clientes el alza de costos, según señaló este miércoles la Reserva Federal (Fed) en su informe Libro Beige. 'Las condiciones económicas se debilitaron desde el último informe', con una desaceleración de la actividad mencionada por los dos tercios de los distritos en estudio, mientras que los otros hablan de un crecimiento 'débil o estable', subraya el documento de coyuntura.
La publicación del banco central estadounidense da cuenta de una desaceleración de la actividad desde noviembre. Los gastos de consumo se 'debilitaron en la mayor parte del país', mientras que la actividad se mantiene 'anémica' en el sector inmobiliario residencial. Numerosas regiones señalaron 'una desaceleración de los préstamos al consumo, ajuste de condiciones del crédito y un deterioro de la calidad de los activos', agrega el informe. El mercado laboral fue descripto como 'debilitándose' y en la mayoría de las regiones los salarios se mantuvieron 'estables' o 'en leve alza'. En lo que respecta a la inflación, las empresas continuaron dando cuenta de un alza de costos generalizada, principalmente en la alimentación, energía y materias primas. La mayoría de los industriales considera en consecuencia elevar sus propios precios de venta pero 'en conjunto, los costos de producción aumentaron más rápidamente que los precios de venta, presionando el margen (de beneficio) de numerosas empresas', agrega el documento.