El Banco Central Europeo (BCE) publica hoy su cuarto Informe sobre la Integración Financiera en Europa, que señala la vuelta a la integración en los mercados financieros europeos. Tras la crisis financiera, se habían puesto de manifiesto indicios de retroceso en varios segmentos del mercado. Sin embargo, como la situación de los mercados ha recuperado gradualmente la normalidad en 2009 y, sobre todo, 2010, los mercados que más sufrieron la crisis también comenzaron a retornar a los niveles de integración previos a la crisis.
No obstante, dado que la funcionalidad de los mercados financieros europeos no se ha restablecido totalmente, siguen siendo esenciales la vigilancia y la presencia activa del BCE en el mercado.

El primer capítulo del informe evalúa el estado de la integración financiera en la zona del euro, basándose en un conjunto de indicadores desarrollados por el BCE. La crisis afectó a los mercados financieros en grados muy diferentes. Los más integrados, como los mercados monetarios, mostraron señales evidentes de retroceso dentro de las fronteras nacionales. Por el contrario, los mercados bancarios minoristas y de renta fija se vieron menos afectados, y los mercados de renta variable no mostraron ningún retroceso apreciable en la integración transfronteriza. Al retornar gradualmente los mercados financieros a una situación de mayor normalidad en 2009 y 2010, los mercados que habían sufrido en mayor medida recuperaron con más rapidez sus niveles de integración anteriores a la crisis. En el segundo capítulo se incluyen cuatro secciones especiales, en las que se realiza un análisis exhaustivo de algunos temas:

• La primera sección, sobre la integración y la supervisión bancaria en la Unión Europea (UE), muestra que la integración de los mercados bancarios minoristas va retrasada, mientras que, tradicionalmente, las actividades bancarias mayoristas han estado muy integradas. La crisis financiera ha desacelerado el proceso de integración en el sector bancario, pero es probable que su efecto sea únicamente transitorio. La crisis ha intensificado el debate sobre la regulación y la supervisión financieras, y ha dado lugar a propuestas para una nueva arquitectura supervisora en la UE, que se espera que favorezca a la integración y a la estabilidad financieras.

• La segunda sección especial analiza los bonos garantizados (covered bonds), un instrumento de financiación fundamental para las entidades de crédito en Europa. Aunque casi todos los países cuentan con un marco jurídico que apoya la emisión de los bonos garantizados, los mercados siguen estando fragmentados. Así pues,
hay margen para una mayor integración, en particular mediante una mayor armonización de los marcos jurídicos nacionales y el desarrollo de un estándar o definición común de bono garantizado. La crisis afectó significativamente a los mercados, pero el programa de adquisiciones de bonos garantizados del Eurosistema contribuyó a su reactivación.

• La tercera sección especial se ocupa de la armonización del sector de la postcontratación. La crisis financiera destacó el papel crucial que los sistemas de compensación y liquidación de valores desempeñan en la integración y la estabilidad financieras. La integración en este área sigue viéndose dificultada por obstáculos de carácter legal, fiscal y técnico. Una iniciativa de gran importancia para afrontar estos obstáculos es TARGET2-Securities, que establecerá una plataforma técnica única para la liquidación de operaciones con valores europeos en dinero de banco central.

• La cuarta sección especial examina las implicaciones de la integración y el desarrollo de los mercados financieros para la estabilidad. Los sistemas financieros bien integrados y desarrollados mejoran la estabilidad financiera. Sin embargo, la crisis reciente también ha mostrado que, en determinadas condiciones, la integración y el desarrollo financieros podrían incrementar el riesgo de inestabilidad financiera, por ejemplo, como consecuencia del mayor alcance del contagio entre los distintos países y la menor transparencia de los productos financieros. Una mayor transparencia financiera y una supervisión macroprodencial y una gestión de crisis efectivas pueden ayudar a contrarrestar estas tendencias.

En el último capítulo del Informe se presenta una panorámica de las principales actividades del Eurosistema en el ámbito de la integración financiera en 2009. La integración financiera reviste una importancia fundamental para el Mercado Único Europeo y para el BCE. Facilita la correcta aplicación de la política monetaria en la zona del euro. Contribuye también a la estabilidad financiera mediante la creación de mercados más grandes, más líquidos y competitivos, que ofrecen mayores posibilidades de diversificación de los riesgos. Por último, la integración financiera estimula el crecimiento porque favorece un mayor desarrollo y eficiencia del sistema financiero. Al mismo tiempo, sin embargo, aumenta los riesgos de contagio entre las fronteras.

El Informe del BCE sobre la Integración Financiera en Europea se presentó en la conferencia titulada «Financial Integration and Stability: the Legacy of the Crisis». Puede obtenerse una versión impresa del informe, solicitándola a la División a la División de Prensa e Información del BCE a la dirección indicada a continuación. También puede descargarse de la dirección del BCE en Internet.