El índice compuesto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) correspondiente a España reflejó en febrero una expansión de medio punto, al situarse en los 104,11 enteros, lo que representa una ligera desaceleración en el ritmo de expansión respecto a las seis décimas de los dos meses anteriores, aunque se sitúa en línea con el resultado para el conjunto de la eurozona.
A este respecto, el 'Club de los países ricos' advierte de que, a pesar de que el indicador de febrero continúa apuntando hacia la expansión económica, también refleja el diferente ritmo de la recuperación entre sus miembros.

De este modo, los síntomas de una recuperación más fuerte se observan en EEUU y Japón, donde el indicador compuesto registró en ambos casos un crecimiento de 0,9 puntos, mientras que en la zona euro aumentó medio punto y en China no se apreciaron cambios respecto al mes anterior.

La semana pasada, la OCDE ya advirtió de que la recuperación económica registrada por las principales economías durante el tramo final de 2009 parece haber perdido fuerza durante los primeros meses de 2010 y muestra acentuados contrastes en la expansión de las diferentes regiones, apareciendo más sólida en EEUU y Japón que en la zona euro.

En este sentido, sus nuevas previsiones de crecimiento del PIB para las siete mayores economías mundiales (G-7) auguran un crecimiento agregado del 1,9% en el primer trimestre de 2010 y del 2,3% entre abril y junio, por debajo de la expansión del 3,7% observada en el último trimestre de 2009.

En concreto, las nuevas proyecciones de la OCDE prevén un crecimiento anualizado del PIB de EEUU del 2,4% en el primer trimestre y del 2,3% en el segundo, frente al 5,6% resgistrado entre octubre y diciembre de 2009, mientras que en el caso de Japón, los pronósticos apuntan a una expansión del 1,1% y del 2,3% en los primeros trimestres de 2010, lejos del crecimiento del 3,8% de los tres últimos meses del año pasado.

En el caso de la zona euro, las nuevas previsiones de la OCDE contemplan un crecimiento agregado de las tres mayores economías del bloque (Alemania, Francia e Italia) del 0,9% en el primer trimestre y del 1,9% en el segundo, frente al 0,4% del último trimestre de 2009.

De hecho, la organización internacional espera que Alemania vuelva a registrar una contracción anualizada del PIB del 0,4% en los tres primeros meses del año, para crecer un 2,8% en el segundo, mientras que en el caso de Francia prevé una expansión del 2,3% en el primer trimestre y del 1,7% en el segundo.