El Banco Central Europeo (BCE) inyectó hoy un total de 70.000 millones de euros a un tipo marginal del 4,32% y un tipo medio del 4,40% en la una operación preventiva de ajuste realizada después de que el organismo anunciara ayer que "vigila de cerca" las condiciones del mercado monetario de la zona euro. Este es el segundo día consecutivo en que el organismo que preside Jean-Claude Trichet realiza una operación de ajuste, tras la inyección de ayer por importe de 30.000 millones de euros. La cantidad inyectadasupera por 700 millones el monto puesto a disposición del mercado el 12 de septiembre de 2001, tras los atentados terroristas en Nueva York. En concreto, las 56 entidades que participaron en la operación de ajuste, que solicitaron 102.480 millones de euros, deberán reintegrar mañana el importe adjudicado.
Esta medida del BCE se produce después de que ayer se conociera la bancarrota de Lehman Brothers y el rescate de Merryl Lynch por parte de Bank of America, y ante la preocupación en el mercado a que se produzcan más quiebras en el sector financiero estadounidense, en concreto por delicada situación de la aseguradora American International Group (AIG), la mayor del mundo. El Banco Central Europeo señaló ayer que "vigila de cerca" las condiciones del mercado monetario en la zona euro. En este sentido, el instituto que dirige Jean Claude Trichet indicó que el está dispuesto a "contribuir" a ordenar las condiciones del mercado monetario de la zona euro. El Eurosistema puede realizar operaciones de ajuste mediante operaciones temporales de mercado abierto. Las operaciones de ajuste tienen por objeto regular la situación de liquidez del mercado y controlar los tipos de interés, en particular para suavizar los efectos que en dichos tipos causan las fluctuaciones inesperadas de liquidez. Dada la posibilidad de que haya que adoptar rápidamente medidas en caso de que el mercado evolucione de forma imprevista, es conveniente mantener un alto grado de flexibilidad, absorbiendo o inyectando liquidez.