BBVA pretende reducir su plantilla en España en los próximos dos años en unos 5.000 personas, con lo que pasaría de las actuales 29.000 a poco más 24.000, según han anunciado hoy en Bilbao fuentes de CGT, el sindicato mayoritario en Vizcaya. Las fuentes sindicales han indicado que esta reducción de la plantilla propia se llevará a cabo por vías no traumáticas: prejubilaciones en los casos en los que sea posible o por recolocación en otras empresas, incluidas aquellas que sean subcontratadas por el propio banco para desempeñar labores que actualmente desarrolla la plantilla de la entidad.
Las medidas son el resultado de dos programas puestos en marcha por la dirección de la empresa con horizonte en el año 2010, denominados "Velázquez" y "Clima", a los que los sindicatos se vienen oponiendo desde hace meses con diferentes movilizaciones y que, según ellos, tendrán una especial incidencia en los centros de Bilbao. El primero (Velázquez), según los sindicatos, consiste en subcontratar gran parte de los trabajos que hasta ahora realiza la plantilla propia y el segundo supone una reestructuración de la red comercial, "que en la práctica conlleva una reducción de entre 1.500 y 2.000 empleos". La aplicación del programa Clima, según las fuentes, llevará aparejada una "relación nominativa" de los puestos que queden en la entidad, con la especificación de "a quién corresponde" cada cuál. Los demás serán considerados excedentes y se podrán prejubilar, ser recolocados o abandonar la entidad. El programa Velázquez,han explicado los sindicatos, afecta fundamentalmente a los servicios centrales, radicados en Madrid y, en menor medida, en Bilbao. Los trabajos desarrollados por estos servicios centrales serán subcontratados con otras empresas. Los considerados de "alto valor", según los sindicatos, están siendo dirigidos a una empresa de Málaga, propiedad del BBVA, con salarios inferiores ya que se rige por el convenio de oficinas. Este será el proceso que seguirá a partir del próximo 2 de junio los servicios de Tarjetas, desempeñados hasta ahora en Bilbao por una plantilla de 67 personas, según han denunciado los sindicatos. La "salida" de los servicios centrales de Bilbao, entre otras medidas, permitirá también, según los sindicatos, abandonar el edificio de Gran Vía 1 (antigua sede del Vizcaya) para concentrar a los empleados en el edificio de Gran Vía 12 (antigua sede del Bilbao). El banco, según los sindicatos, ya ha comunicado oficialmente a los trabajadores su intención de vender el emblemático edificio. Para protestar por esta situación, que pretende "ahorrar costes" a costa de los trabajadores y que supondrán una precarización del empleo, varias decenas de trabajadores se han concentrado este mediodía ante la sede central del BBVA en Bilbao por espacio de quince minutos, convocados por los sindicatos LAB, ELA y CGT.