El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mervyn King, admitió hoy que la institución podría requerir unos dos o tres años para endurecer su actual política monetaria, que mantiene los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,5%, así como para comenzar a desprenderse de los activos adquiridos en el marco de las medidas excepcionales adoptadas por el banco, puesto que la recuperación prevista "no es particularmente fuerte".