El déficit presupuestario de Estados Unidos ha aumentado a un total estimado de 1.100 millones de dólares (unos 792 millones de euros) durante los nueve primeros meses del año fiscal 2009, dijo la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés).
Un análisis de la oficina, que no depende del partido en el Gobierno, señaló el miércoles por la noche que los ingresos de junio alcanzaron una suma estimada de 46.000 millones de dólares, un 18 por ciento por debajo del mismo período de 2008. Con junio, ya van 14 meses consecutivos en los que la recaudación es menor que la del mismo período del año anterior.

La recaudación de impuestos corporativos se redujo drásticamente en los nueve primeros meses del año fiscal 2009 con un descenso del 56 por ciento, o 133.000 millones de dólares, en gran medida por la continua debilidad de las ganancias empresariales, según la CBO.

La Oficina ha estimado que es probable que el déficit presupuestario alcance un nivel máximo de 1.800 millones de dólares este año fiscal, superando de lejos los récords anteriores.

También ha pronosticado que el déficit podría llegar a casi 1.400 millones de dólares en el año fiscal 2010, que empieza el 1 de octubre.

Los déficit se han expandido como resultado del paquete de estímulo aprobado por el Congreso, de 787.000 millones de dólares, sumado a los gastos del rescate financiero de 700.000 millones de dólares para ayudar a los bancos y las automovilísticas en problemas.