Las acciones de Dell registran descensos del 6,4%, hasta a 14,86 dólares, en las operaciones previas a la apertura del mercado, justo un día después de que las ventas publicadas del tercer trimestre no cumplieran las expectativas. Las bajas tasas de interés deberían hacer que los inversionistas quieran arriesgarse, pero eso no sucede. Los inversores están atentos al sector de la tecnología, que suele ser visto como uno de los primeros en recuperarse de una recesión. Las ventas de Dell incrementan las dudas sobre el consumo, sostuvo Caughey. La gente mira dónde invierten los consumidores, y no están gastando en Dell.