El grupo automovilístico Daimler, propietario de las marcas Mercedes-Benz y Smart, deberá indemnizar a antiguos accionistas de la compañía AEG con un máximo de 4,3 millones de título y de 150 millones de euros, tras una sentencia que anula parcialmente una ecuación de canje y un pago de dividendos aprobado en 1998.  En concreto, la resolución judicial, dictada el pasado 17 de noviembre por el Tribunal Superior de Justicia de Frankfurt am Main, indica que los acuerdos de intercambio suscritos en 1998 entra la antigua Daimler-Benz y AMG no eran apropiados.