La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, considera que 2010 es "uno de los mejores años" para comprar una vivienda "si se encuentra una casa adecuada a las necesidades del comprador y con un precio razonable". Para Corredor, este año se puede comprar un piso "más tranquilamente" porque "hay más oferta, el precio en muchos casos se ha moderado y el Euríbor sigue siendo muy bajo, lo que abarata las hipotecas".
Asimismo, Corredor recordó que a partir del 1 de enero de 2011 la desgravación que ahora existe para la comprar vivienda solo permanecerá para las rentas más bajas.

Además, recordó que para las familias con rentas anuales inferiores a 50.000 euros, el Ministerio otorga ayudas para pagar la entrada de la vivienda y la hipoteca. "Todas estas razones juntas creo que pueden ayudan a tomar una decisión a las familias", aseguró.

No obstante, indicó que la compra de un piso constituye la "decisión más importante que una familia toma en su vida", por lo que, antes de tomar la decisión, "deben ver que la vivienda que quieren ha bajado lo suficiente y tiene un precio adecuado, y si les compensaría seguir esperando, dada la desaparición parcial de la desgravación".

"Por tanto, la decisión es muy personal, pero desde luego las familias tienen que atender sobre todo a cuánto vale la vivienda que ellos quieren comprar", insistió.

ESTABILIZACIÓN DEL SECTOR

Para la ministra de Vivienda, todos los datos estadísticos apuntan hacia una "tendencia a la estabilización" del sector inmobiliario, "dicen que hay más crédito para las familias que quieren comprar una vivienda", subrayó.

Corredor considera que sigue existiendo demanda de vivienda, porque "porque cada año se forman muchos nuevos hogares en España y estas familias necesitan una vivienda".

En cuanto a la repercusión de la subida del IVA, la titular de Vivienda recordó que en los pisos protegidos se mantendrá en el 'superreducido' del 4% y que para el resto, será cada promotor quien decida sobre su repercusión al precio final.

No obstante, en este punto recordó que "los promotores que han optado por reducir los precios y sus beneficios empresariales han vendido mejor sus viviendas". "Es una decisión que les corresponde", concluyó.