La volatilidad volvió a hacer acto de presencia. Nuestra renta variable no logró sumarse a la tendencia alcista con la que abría Wall Street, que aguantó estoicamente el último informe de Goldman Sachs y el Ibex-35 fue incapaz de esquivar los números rojos, arrastrado por los dos grandes bancos y por las constructoras. La Inmobiliaria Colonial(-12,08%), muy penalizada, se apuntó los mayores descensos. Sorprendió al mercado la firma sanitaria Grifols(+8,49%) fuertemente aupada por una mejora de recomendación por parte de Chevreaux, en un día en el que el sector energético volvió a brillar. Al final, el Ibex 35 perdió un 0,46% hasta 14.603,70 puntos, aunque su comportamiento fue mejor que el de sus homólogas europeas. El barril de crudo tipo Brent cotizó a 97,8 dólares, mientras que un euro se cambió por encima de los 1,46 dólares y alcanzó su máximo histórico frente a la Libra.
Europa cerró en negativo. El mercado se siente amenazado por una recesión económica, a pesar de que el PIB de la eurozona se mantuvo en línea con lo esperado. No así las reservas de crudo semanales de EEUU, que cayeron más de lo previsto y provocó un nuevo repunte del petróleo hasta los 97,8 dólares el barril de Brent. Al final, el Ibex 35 cayó un 0,46% hasta los 14.607,70 puntos. Gráfico Ibex 35