Mario Dragui ya ha hecho bastante. Tras dos megainyecciones de liquidez –la última de ellas la semana pasada- prácticamente ningún analista preveía una reducción de tipos de interés en la reunión de este jueves en el seno del Banco Central Europeo. El precio del dinero se mantendrá en el 1%, al menos, hasta abril, aunque hay quien incluso habla de dilatar este porcentaje hasta comenzado el año 2013. El speech de  Dragui centrará todos las miradas y se prevé, incluso, que adopte un tono algo más pesimista como consecuencia de la contracción del crecimiento y del crédito en Europa. 

El Banco Central Europeo mantiene el nivel suelo de los tipos de interés en línea con los últimos cuatro meses teniendo en cuenta que la última rebaja de un cuarto de punto porcentual se produjo el pasado 9 de diciembre. De hecho, el BCE lleva tres semanas sin comprar deuda europea al considerar que su actuación directa vía ventanilla de liquidez compensa su labor bajo la mesa en el mercado secundario.

En la comparecencia posterior a la reunión del BCE, su presidente, Mario Draghi, ha manifestado su interés por controlar la inflación en la zona euro, como es propiamente el comentido de la entidad: "estamos comprometidos a mantener la estabilidad de precios en la zona euro. Las expectativas de inflación pasan por mantenerla en línea con nuestro objetivo, en tasas inferiores, aunque próximas, al 2% a medio plazo". No obstante, Draghi ha avisado de que las presiones inflacionistas seguirán presentes. 

La institución comunitaria ya interrumpió durante 19 semanas su programa de compra de bonos entre abril y agosto de 2011, pero tuvo que reactivarlo de nuevo en agosto de 2011 ante las presiones, especialmente, sobre la deuda italiana.

Se trata de una decisión que no ha sorprendido prácticamente a nadie. Las dos grandes agencias económicas a nivel mundial ya coincidían en su pronóstico. El último de ellos, el sondeo elaborado por la agencia Reuters a 74 economistas, sugería el mantenimiento de tipos hasta el año 2013. Por su parte, tan sólo tres de los 58 analistas entrevistados por Bloomberg se atrevían con una caída nuevamente de tipos. El consenso de expertos coincide en que Dragui apuesta por dejar pasar el tiempo y ver las consecuencias del billón de euros inyectado directamente en el mercado bancario.

Con este contexto, el foco estará reposando sobre el discurso del presidente del Banco Central Europeo, Mario Dragui. Según Bloomberg, la máxima institución monetaria europea no valorará la repercusión concreta de la última subasta de liquidez con vencimiento a tres años y en la que 528 entidades solicitaron 529.000 millones de euros, puesto que “se necesita más tiempo” para juzgar el impacto”.

Se prevé asimismo un mantenimiento de la inflación de la eurozona en los niveles actuales, en el entorno del 2%-2,6%.


Grecia, se acaba el plazo
Hoy se cumple el plazo para que los acreedores privados de Grecia acepten –o no- la quita del 70% sobre la deuda comprometida. De momento, ha dicho “sí” el 58% de los acreedores, entre ellos, la banca germana y francesa, en el caso español BBVA y los italianos Intesa San Paolo y Unicredit.

Ahora se dibuja sobre plano un tanto difuso lo que harán el resto de acreedores teniendo en cuenta que se necesita el 75% de acuerdo para poder ejecutar la orden.


Banco de Inglaterra anticipa un mantenimiento de tipos
El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido hoy mantener los tipos de interés en el 0,5%, el nivel más bajo de la historia de la institución. Al mismo tiempo, mantiene su programa de recompra de activos mediante la emisión de reservas en 325.000 millones de libras (unos 389.000 millones de euros).