El banco alemán Commerzbank, en el que el Estado tiene una participación del 25%, prevé ahorrar este año 1.100 millones de euros con la integración de la entidad Dresdner Bank, 100 millones más de lo que había previsto inicialmente.