Las acciones de Inmobiliaria Colonial lideran este jueves las alzas del mercado, al dispararse más de un 7 por ciento, en un movimiento que los expertos explican como de reacción técnica. La inmobiliaria anunció hace un par de días que prevé cerrar en 2008 alguna operación con la inmobiliaria francesa Gecina o con "otra entidad nacional o internacional", porque "será un año de muchos movimientos". Además los constantes movimientos accionariales entre los principales accionistas de la empresa también desvirtúan las oscilaciones del valor
El consejero delegado de Colonial, Mariano Miguel, señalo que "en 2008 alguna cosa saldrá", tras una junta extraordinaria de Colonial que aprobó la fusión con Riofisa, aunque descartó una "fusión". Mariano Miguel se refirió a una "combinación de empresas" porque, tanto en el caso de Gecina como en el de otras "novias" de Colonial, la inmobiliaria española apuesta por realizar las eventuales operaciones a través de una absorción, de "intercambio de acciones y de activos o de la creación de filiales conjuntas". Presa de la volatilidad Además los constantes movimientos accionariales entre los principales accionistas de la empresa también desvirtúan las oscilaciones del valor. El presidente de la inmobiliaria, Luis Portillo, ha incrementado su participación en la empresa en los últimos meses. De hecho, en la sesión del jueves se realizó una operación fuera de mercado para 6,7 millones de acciones a un precio de 2,97 euros por título. La cotización de la inmobiliaria, una de las empresas más endeudadas del mercado español, ha vivido a lo largo del año presionada por la desaceleración del negocio residencial y la tensión en los mercados de crédito.