La bolsa estadounidense podría comenzar a la baja una semana en la que dará comienzo la temporada de mayor consumo en EEUU con el denominado 'Viernes negro' por la gris perspectiva que se cierne sobre el sector bancario y anticipándose noticias igualmente sombrías sobre el sector de vivienda. Los grandes bancos podrían sufrir una rebaja en la recomendación de Goldman Sachs, banco de inversión que calcula que Citigroup (-2% en preapertura) tendrá que contabilizar 15.000 millones de dólares por depreciación de activos en los próximos dos trimestres debido a su exposición al mercado hipotecario de alto riesgo.
En cuanto a la vivienda, hoy la asociación nacional de constructores (NAHB por sus siglas en inglés) publica sus previsiones para noviembre. Los economistas consultados por Thomson/IFR esperan que el índice se mantenga en 18, nivel que marcó en octubre tras ocho meses consecutivos de caídas. Pero lo que más preocupa a Wall Street es que el mercado inmobiliario se encuentre en una situación tan débil que frene el consumo, que a su vez ha sido hasta el momento el salvavidas de la primera economía mundial. Ante la proximidad de Acción de Gracias, cualquier síntoma de que los estadounidenses estén controlando el instinto consumista propio de la temporada podría dar al traste con el habitual 'rally' de fin de año. Sin embargo, las acciones de Lowe's podrían nadar contracorriente tras anunciar unos resultados trimestre mejores de lo previsto por el mercado, si bien los beneficios bajaron respecto al tercer trimestre del año anterior. Los futuros del DJIA bajaba un 0,34% a 13.145, los del Standard & Poor's 500 cedían un 0,44% a 1.453,80 y los del Nasdaq 100 caían un 0,45% a 2.046.