China National Offshore Oil y China National Petroleum buscan obtener la aprobación estatal para poder ofertar por YPF, división argentina de la petrolera Repsol, dijeron fuentes el viernes. El acuerdo, que podría alcanzar 17.000 millones de dólares, se convertiría en el último de la reciente serie de compras en el extranjero por parte de grandes petroleras chinas. La semana pasada, Sinopec  acordó comprar la suiza Addax Petroleum  por 7.200 millones de dólares. Las petroleras estatales chinas tienen la tarea de asegurar el suministro energético que alimente la expansiva economía del país. Estos grupos están dispuestos a pagar precios que las petroleras occidentales no quieren igualar y a invertir en zonas donde los riesgos políticos incomodan a sus rivales.