La producción industrial china se incrementó un 17,5% en agosto, cuando el mercado esperaba un repunte próximo al 17,9%. Un dato más débil que se produce después de la decisión del gobierno de aquel país de aumentar la tasa de exportaciones.