CaixaBank y Banco Sabadell son los dos valores más expuestos al mercado catalán, con sede central en esa comunidad y que se están viendo más analizados por la lupa de los inversores en estos días de aumento de la tensión entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña. Precisamente, hasta ahora no se han visto afectados en bolsa por el ‘procés’ independentista que vive en Cataluña y que tendrá su punto de inflexión el domingo 1 de octubre cuando está previsto que se celebre el referéndum que pretende el Govern de Carles Puigdemont.

En lo que va de año son los títulos que más se revalorizan, sólo por detrás de otra compañía catalana, Cellnex. En concreto, Caixabanksube un 35,45% en el acumulado de 2017 y un 83,4% desde septiembre de 2016, mientras que Sabadell se revaloriza un 30,7% en el año y un 53,3% desde septiembre del pasado año. Sin embargo, en la sesión del miércoles todas las alarmas se encendieron después de que el selectivo español diese muestras de que el momento político catalán le estaba afectando a la baja.

 

 

El banco que preside Jordi Gual se dejó un 1,91%, hasta los 4,15 euros por acción, acumulando cinco caídas consecutivas en un momento en el que el Ibex ha subido en dos ocasiones. Este jueves terminó al alza con una revalorización del 2,24% hasta los 4,24 euros. CaixaBank ha recibido en las últimas semanas una rebaja de su precio objetivo por parte de Goldman Sachs, que retiró su recomendación de ‘comprar’ acciones de CaixaBank, mientras que ayer le siguió otra rebaja de Redburn. Ambas firmas apuestan por el impacto negativo que podría tener en el banco un choque de trenes entre Cataluña y el Estado español.

s

El consenso de los analistas que recoge Reuters que siguen la cotización de CaixaBank no tienen una visión clara sobre qué decisión tomar respecto al banco catalán. 12 de ellos recomienda comprar, 11 por mantener y 6 por vender, y presenta un potencial alcista del 3,3% hasta los 4,35 euros que le dan como precio objetivo. Con una capitalización de 25.355 millones, es el tercer banco en este aspecto por detrás de Banco Santander y BBVA, pero el segundo en activos con 337.384 millones de euros por detrás de los 465.702 millones de euros que gestiona el Santander después de la compra del Banco Popular.

 

 

En cuanto al Banco Sabadell este jueves cayó un 0,06% y el miércoles se dejó un 3,78% hasta los 1,7 euros por acción. Desde la compañía, su consejero delegado, Jaime Guardiola, considera que la situación de inestabilidad política no afectará al sector financiero más allá de las consecuencias que pueda tener para la propia economía nacional. Guardiola apunta que la solución pasa por “la negociación política” sin provocar más afecciones.

Los analistas que siguen el comportamiento en bolsa de Banco Sabadell también se dividen entre comprar y mantener después del ciclo alcista que ha vivido la entidad. 10 de ellos apuestan por comprar, 10 por mantener y 6 son partidarios de vender, según recoge Reuters. Como CaixaBank, Sabadell también presenta un potencial alcista del 5,5% y su precio objetivo se sitúa en los 1,8 euros por acción.

Muchas informaciones apuntan que las principales compañías catalanas tienen preparados planes de contingencia por lo que pueda pasar durante estos días de aumento de la crispación y la tensión entre Cataluña y España. En bolsa, sin embargo, hasta el momento el ‘procés’ sólo ha dejado algunos destellos bajistas, pero los inversores aún tienen muy presente el descalabro que sufrieron las bolsas europeas el 24 de junio de 2016 tras el Brexit de Reino Unido.

 

 

Entre las diez compañías que más se revalorizan este año en el Ibex 35, seis son catalanas: Cellnex, CaixaBank, Sabadell, Colonial, Abertis y Grifols, una muestra de que hasta ahora el mercado no se ha creído la independencia de Cataluña. Los bancos, además, tienen en común que dependen en gran parte del mercado nacional, con unos ingresos que llegan en el 99,7% de España en el caso de Caixabank y un 74% en el caso de Sabadell.