El número de permisos otorgados fue de 91.662, marcando un mínimo histórico, sobre todo, teniendo en cuenta la comparativa con los años de pleno auge de la construcción en España.


Cayeron, por tanto, los visado concedidos para la construcción de vivienda nueva un 17,3% en 2010, lo que supone una importante moderación respecto al año anterior, cuando el descenso fue del 58,1%, según datos publicados por el Ministerio de Fomento.