El presidente del Santander, Emilio Botín, anunció hoy que el objetivo del banco para el ejercicio 2009 es mantener el beneficio neto ordinario que el grupo obtuvo el año pasado, de 8.876 millones de euros, y el importe destinado a retribuir a los accionistas en 2008, de 4.812 millones.
Durante su intervención en la junta general de accionistas del banco, Botín mostró su "completa confianza" en el futuro del Santander, a pesar de que el presente ejercicio se presenta "todavía más difícil que el año anterior".

Botín sostuvo que el Santander está saliendo "claramente fortalecido de la crisis", y trasladó a los asistentes a la junta de accionistas las "impresiones muy positivas" del consejo de administración sobre la evolución de los resultados del segundo trimestre.

Por otro lado, advirtió de que el primer banco español no necesita "en absoluto" de nuevas adquisiciones para aumentar sus resultados. "Hemos sido capaces de seguir construyendo una base diversificada de negocio que nos ofrece amplias posibilidades de crecimiento futuro", aseveró