El presidente del Santander, Emilio Botín, aseguró hoy, ante las críticas expresadas por algunos accionistas en la junta general, que la suspensión de los reembolsos del fondo inmobiliario gestionado por Banif fue "la mejor solución" en interés tanto de los clientes como de los accionistas del banco.  La decisión del Santander del pasado mes de febrero de suspender por un plazo de dos años los reembolsos del Fondo Banif Inmobiliario ante la avalancha de solicitudes monopolizó la mayoría de las intervenciones durante la junta general de los accionistas, quienes reprocharon al banco que no organice una reunión de afectados.

Botín recalcó que la entidad siguió lo establecido por la normativa y por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); subrayó se ha dado el mismo tratamiento a todos los partícipes y que se ha pagado ya un 10% de las peticiones de reembolso.