El grupo automovilístico alemán BMW, formado por las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, vendió en todo el mundo 133.496 vehículos durante el pasado mes de mayo, lo que supone un aumento del 3,9% respecto al mismo mes de 2007, según ha informado hoy la compañía. En los cinco primeros meses del año, las entregas mundiales del consorcio de Munich se elevaron a 618.731 unidades, lo que representa una progresión del 6,7% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.