La economía estadounidense continuará creciendo en el 2010 y la fortaleza subyacente de la mayor economía del mundo ayudará a asegurar que el dólar permanezca firme, dijo el lunes el presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke.
Sin embargo, el funcionario advirtió que la debilidad del mercado laboral y la restricción en los préstamos bancarios impedirán que la expansión sea tan robusta como lo desearía el banco central.

"Espero que un crecimiento económico moderado continúe el próximo año. La demanda final muestra señales de un fortalecimiento, respaldado por una mejoría generalizada en las condiciones financieras", dijo el funcionario en un discurso preparado con anticipación para ser emitido ante del Club Económico de Nueva York.

El titular de la Fed también habló acerca del dólar estadounidense, que se ha depreciado en forma reciente a medida que mejora la situación en los mercados financieros y repunta la actividad económica.

"Nuestro compromiso hacia nuestros objetivos duales, junto a las fortalezas subyacentes de la economía estadounidense, ayudarán a asegurar que el dólar sea fuerte y una fuente de estabilidad financiera global", señaló Bernanke, al destacar que la Fed seguirá vigilando de cerca el valor del dólar.

Bernanke agregó que los empleos probablemente permanecerán escasos y la inflación seguirá baja por algún tiempo.

"Tanto la disminución en los empleos como el incremento en la tasa de desempleo han sido más severos que en cualquier otra recesión desde la Segunda Guerra Mundial", indicó Bernanke.