El Banco Central Europeo (BCE) expresó hoy su satisfacción por los resultados de los test de estrés a la banca española realizados para determinar las necesidades de capital del sector.
 
El BCE "acoge con satisfacción" los resultados de los informes "realizados por consultores externos" y publicados por el Gobierno español y el Banco de España, apuntó la entidad en un comunicado difundido este viernes.


"Paso decisivo", según la CE
La CE afirmó hoy que la publicación de las necesidades individuales de capital de la banca española es un "paso decisivo" para reforzar la confianza en el sector financiero español, y aseguró que la recapitalización comenzará en noviembre tras determinar en los próximos meses la ayuda exacta requerida.

"La Comisión Europea celebra la publicación hoy por parte de las autoridades españolas de los resultados de la evaluación independiente de la banca española. Se trata de un paso importante en la implementación del programa de asistencia financiera y para reforzar la viabilidad del sector bancario español y la confianza en el mismo", señaló el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

La banca española tiene un déficit de capital de 53.745 millones de euros, aunque la cifra se eleva a 59.300 millones si no se tienen en cuenta los procesos de fusión en marcha, según el análisis individualizado de las necesidades de capital de cada banco realizado por la consultora Oliver Wyman y que fue publicado hoy.

 La Comisión Europea recordó que ha participado activamente en el proceso de las pruebas de resistencia, las cuales calificó de "rigurosas", así como en la revisión a fondo de la calidad de los activos, junto con el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 "Las necesidades de capital de cada banco que se han dado a conocer hoy son un paso decisivo en el proceso de reestructuración y el reforzamiento de la banca española", afirmó la Comisión Europea.

 "Esas necesidades serán la base para la eventual recapitalización de los bancos, con la ayuda del programa de asistencia", agregó.

 La ayuda pública que se concederá finalmente a los bancos españoles se determinará en los próximos meses y se basará en los resultados publicados hoy, explicó la Comisión Europea.

 A partir de ahora también se decidirá las medidas que deben adoptar los bancos que requieran capital, como vender activos, recurrir a los mercados o generar capital a partir de instrumentos híbridos y subordinados, recalcó el Ejecutivo comunitario.

Además, el déficit de recursos propios de los bancos que reciban fondos públicos se ajustará como consecuencia de la transferencia de activos a la Sociedad de Gestión de Activos, apuntaló.

Los bancos con déficit de capital deberán presentar ahora sus respectivos planes de recapitalización. Tras la aprobación de estos planes por parte del Banco de España y de la Comisión Europea, los bancos que necesiten ayuda pública someterán sus planes de reestructuración o de resolución ordenada (liquidación) a las autoridades españolas, que a su vez los notificará a Bruselas para su aprobación bajo las normas comunitarias sobre ayudas públicas.   Una vez aprobados los planes de reestructuración o de resolución ordenada, la recapitalización de un primer grupo de bancos (los nacionalizados) se efectuará en el mes de noviembre, señaló.