El Banco Central Europeo (BCE) subraya esta jornada que hay "una fuerte presión al alza a corto plazo sobre la inflación", en un momento en el que el euro roza el récord de 1,60 dólares. La divisa europea intensificó ayer su carrera alcista frente al dólar tras conocerse que la inflación de los países que comparten el euro subió en marzo hasta el 3,6%, por lo que es probable que el BCE mantenga los tipos de interés en el 4% durante los próximos meses.