La Reserva Federal de Estados Unidos comunicó ayer que 34 de los 35 grandes bancos que operan en el país pasaron los test de estrés, que les permitirá repartir dividendos y realizar recompra de acciones en el mercado estadounidense. Estos test de resistencia 'cualitativa' que efectúa anualmente la institución fueron aprobados por BBVA y Banco Santander, mientras que no los pasó Deutsche Bank.

La flilal estadounidense del Banco Santander superó por segunda vez estos test de estrés, aplicados para evaluar la capacidad de respuesta de los bancos en un contexto de crisis financiera, después de suspender las pruebas de 2014, 2015 y 2016. En concreto, la Fed apuntó que el capital de calidad de la entidad se eleva hasta el 14,8%, mientras que el BBVA tiene un porcentaje del 7,2%.

 

Francisco González, presidente ejecutivo de BBVA.

 

"Los resultados demuestran que los bancos más grandes tienen fuertes niveles de capital, y después de hacer sus distribuciones de capital aprobadas, retendrían su capacidad de prestar incluso en una recesión grave", señaló Randal Quarles, vicepresidente de la Fed, según recoge la Agencia EFE.

La única entidad que deberá repetir estas pruebas será Deutsche Bank antes de que finalice 2018 donde deberá reforzar sus fundamentales. En su informe, la Fed expresó su preocupación por las debilidades de la entidad financiera alemana respecto a su "capacidad y control de datos que respaldan su proceso de planificación de capital, así como sus enfoques utilizados para pronosticar los ingresos y las pérdidas bajo estrés".

Los analistas de Link Securities apuntan que "tanto Goldman Sachs como Morgan Stanley recibieron un 'pequeño toque' por parte de la Fed, la cual les instó a no aumentar su pay-out ni la compra de acciones propias". El pay-out se refiere al porcentaje de los beneficios que la entidad destina al reparto del dividendo a sus accionistas.

Este viernes los valores bancarios recogen en sus cotizaciones la superación de estos pruebas realizadas por la Reserva Federal, además de la venta del 80% de los activos inmobiliarios de CaixaBank al fondo estadounidense Lone Star. Banco Sabadell se revaloriza un 4,25%, CaixaBank un 3,75%, BBVA un 2,5%, Banco Santander un 1,5%, Bankinter un 0,7% y Bankia un 0,3%.