CaixaBank rebota más de un 6% en el Ibex 35 y lidera los avances este viernes del selectivo español. La entidad catalana comunicó ayer la venta del 80% de su negocio inmobiliario al fondo estadounidense Lone Star por unos 7.000 millones de euros. En la operación se incluye el traspaso de la inmobiliario del grupo Servihabitat y carteras de activos tóxicos.

El banco que lidera Jordi Gual y Lone Star crearán una sociedad conjunta en la que CaixaBank trasladará sus activos inmobiliarios y pasará a controlar el 20% del capital de la nueva compañía, según explica en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

CaixaBank sólo dispondrá a partir de esta operación de los activos inmobiliarios que se hayan adjudicado a partir del 31 de octubre de 2017 y sus inmuebles en régimen de alquiler.

 

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, y Jordi Gual, presidente de la entidad.

 

Como parte de la operación, la inmobiliaria Servihabitat seguirá prestando el mantenimiento de los activos inmobiliarios de CaixaBank durante un período de cinco años.

La operación se estima que "tendrá un impacto neutro en la cuenta de resultados y un impacto positivo de 30 puntos básicos en la ratio de capital CET 1 fully loaded. El impacto combinado de la operación junto con la recompra del 51% de Servihabitat por CaixaBank anunciada el 8 de Junio de 2018 se estima en 15 puntos básicos de la ratio de capital CET 1 fully loaded", según explica la entidad en una nota de prensa. 

Los ahorros de costes se estiman en 550 millones antes de impuestos durante los tres años siguientes, incluido el nuevo contrato de mantemiento con Servihabitat.

Las acciones de CaixaBank corrigen en el año cerca de un 1,5%, mientras que en el mes de junio se revaloriza un 3,6%.