Una compra, una ampliación de capital y, a corto plazo, una caída en la cotización. Es a lo que se enfrenta BBVA. Una acción que es recomendable mantener si se tiene en cartera pero no tomar posiciones nuevas en ella.

BBVA se lanza al mercado de las ampliaciones de capital. Un total de 5.000 millones de euros que empleará en comprar el 24.9% del capital de Turkiye Garanti Bankasi y mejorar su balance. Una operación que, quitando la caída en bolsa de corto plazo, será buena para los inversores.

Ya lo advertían los expertos: ahora comienza un período de operaciones corporativas en el que las compañías más fuertes tratarán de diversificar sus negocios a bajos precios. Y es lo que ha hecho BBVA al hacerse con un 24.9% del banco turco Turkiy Garanti Bankasi. Una operación que tiene sentido “en mercado prometedor y tan poco bancarizado como es el turco”, resalta Roberto Ruiz Scholtes, jefe de estrategias de UBS Wealth Management. La entidad vasca se hace con una participación en el primer banco en Turquía por capitalización bursátil, primer banco por créditos (13%) y tercera entidad por depósitos. Un negocio clave que incrementará hasta el 51% el beneficio neto que obtiene del exterior, desde el 47% actual.

Una operación que supone una inversión total de 4.200 millones de euros que ‘obligan’ a la entidad a lanzar una ampliación de capital de 5.000 millones de euros mediante una emisión de acciones con derechos preferentes de suscripción para la actual base de accionistas del grupo.

Y es precisamente en esta ampliación de capital donde está el riesgo a corto plazo. El experto de UBS reconoce la compra de la entidad turca, a precios de mercado, no superaría los 3.000 millones de euros “por lo que el resto es lo que necesita para reforzar su balance y así adaptarse a Basilea III”. Una ampliación de capital que sale a 6.75 euros. Un precio “tan bajo que permitirá atraer a los inversores minoristas que tienen en España. En definitiva, lo que se busca con estas operaciones es que haya un descuento, que el derecho de suscripción preferente valga dinero y que eso haga que la ampliación de capital esté asegurada”. Los accionistas de BBVA recibirán una acción nueva por cada cinco que posee en la actualidad con un período de suscripción de 15 días.

Aunque haya mucha seguridad “hasta que no se confirme la fecha de la ampliación vamos a tener este entorno de distorsión en la entidad”, reconoce Nicolás López, analista de MG Valores. Ya lo advertía Manuel Romera, director del sector financiero del Instituto de Empresa que a pesar de ser una compra interesante desligada del mercado habitual “lo que más relevante es cómo se lo toma el pues amplían por más de lo que necesitan y eso es señal de que se necesita tapar un roto y cumplir con requisitos más duros”. El hecho es que la entidad ha sufrido recortes de más del 1.1% en su cotización en una “actitud normal por parte de los inversores que negocian a la baja los títulos de la entidad pues supone una presión importante sobre los precios y operaciones de rebalance en los fondos de inversión sobre sus posiciones en los bancos”, advierte el analista de MG Valores.

Si se tiene en cartera mantener…pero no comprar

Y antes la incertidumbre ¿será positiva o negativa esta compra para los inversores de la entidad española? ¿Es mejor mantener/comprar o vender en este momento? Los expertos no dudan de que a largo plazo será una estrategia que sume pero “en el corto plazo, al no tener el control total, no creemos que aporte beneficio”, reconoce Ruiz. El propio presidente de la entidad, Francisco González ha admitido se acercará progresivamente al control de la entidad y será el propio banco español “el que decida el timing para alcanzar este control y a un precio muy barato”. Sin embargo, “es una buena operación y recomiendo a los accionistas mantener, aunque también pueden vender sus derechos de suscripción para que no haya movimiento de dinero y la operación sea neutral”, informa el experto de MG Valores.

El gestor independiente, José Olive ha destacado en Intereconomía que “es una buena noticia desde el punto de vista de la diversificación pero sigo sin comprar bancos. Eso sí, si lo tengo en cartera lo aguantaría”. La misma opinión que muestra David Galán, director de renta variable de Bolsa General pues “al igual que el resto de financieras está bastante débil, no nos gusta y sería un valor a evitar”.