En Bankia se mezclan diferentes realidades, pero casi ninguna buena. Su cotización ha conseguido batir hace tiempo la cota más bien psicológica del euro, aunque los propios expertos consideran ‘ininteligible’ esta subida con la que está cayendo. La entidad ya nacionalizada en lo práctico tiene en mente deshacerse de todas sus participadas, a excepción de Mapfre, para tapar básicamente ‘agujeros’ que el Gobierno ya se ha apresurado a tratar de cerrar. 

Las recomendaciones cantan. No hay casa de análisis que se haya atrevido en los últimos tiempos a apostar por Bankia a un año vista, con lo que las casas de análisis se decantan por ‘vender’, ‘infraponderar’ o en el mejor de los casos mantener los títulos de una compañía sostenida literalmente. Los expertos de Serenity Markets apuntan a un primer soporte en 1,16 euros cuando hace tan sólo unas semanas los analistas hablaban, incluso, de dilución ante la llegada de capital extranjero y una desbandada de inversores –por no mencionar la fuga de capital a nivel de fundamentales-. “Respecto a la seguridad de un depósito o ahorros en una u otra entidad, da igual porque tiene el aval del estado”, afirma Ignacio Cantos, director de Renta Variable de Atlas Capital, experto que reconoce estar a la espera de “una ampliación de capital”.



“Bankia ha esperado hasta el último momento para publicar sus resultados”. Y claro no era para menos. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri presentó el pasado viernes unas pérdidas de 4.458 millones de euros, una de las cifras más elevadas de la Historia y de ella pende la mayor parte del pastel puesto que entre las cuatro entidades rescatadas suman algo más de 7.500 millones. “La mejor recomendación es estar fuera del valor”, asegura Daniel Álvarez, analista de XTB.

Y en este punto entra el Gobierno. El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció este lunes en una entrevista a Onda Cero que el Ejecutivo anunciaría ‘en las próximas horas’ cómo se iba a producir la inyección de entre 4.000 y 5.000 millones de euros en Bankia como adelanto del rescate financiero pactado desde Bruselas por valor de 100.000 millones (de los que, según De Guindos, tan sólo se utilizarán 60.000 millones para el saneamiento del sector). “Todas las medidas que se tomen”, afirma Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, “van encaminadas encaminadas a que la entidad tiene que ser rentable, porque es de primer nivel y con las ayudas que debería recibir, va a tomar el rumbo”.

Finalmente a las 19:23 horas de este lunes se dio a conocer la cifra exacta que es la misma cantidad que el dinero perdido durante el primer semestre del año. La Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria acordó "con carácter inmediato" una inyección de capital en el grupo BFA-Bankia por importe de 4.500 millones de euros, según anunció este organismo. La operación se instrumentará mediante la suscripción por el FROB de una ampliación de capital de BFA por este importe y su objetivo es "restablecer los niveles de capital regulatorio del grupo".


Participadas

Bankia recibirá del Estado unos 23.000 millones de euros de ayudas públicas, 19.000 millones de ‘nuevo ingreso’. Aún así, no basta; la situación es tan crítica para la entidad que se ha visto obligada a replantearse la venta de todas, excepto de Mapfre que a su vez sí se ha deshecho de su filial latinoamericana, según el diario La Razón.

Por tanto, mantendrá su 14,999% de la aseguradora y se desvinculará de su participación en en Indra (20,13%), Iberdrola (5,27%), NH Hoteles, IAG (12,1%), Grupo SOS-Deoleo, Realia o Metrovacesa serán vendidas en el mercado; todas, incluida Mapfre, suman unos 2.900 millones de euros, según cotización en el mercado.

Es el primer paso antes de conocer su propia salud financiera por parte de la consultora ‘independiente’ contratada por el Gobierno Oliver Wyman. El próximo 14 de septiembre será el día en que la compañía publique las cuentas de la entidad y de ahí podrían derivarse en nuevas inyecciones de liquidez.

IBEX 35 & BANKIA (FUENTE: YAHOO FINANCE)


¿Cotización sostenida?

Es quizás el más claro ejemplo de cuidador que hay en el mercado. En el último trimestre, Bankia ha repuntado un 37%, porcentaje que se eleva hasta el 51,3% desde que comenzara el año, pero que obviamente quedan anulados al hacer la comparativa interanual con pérdidas superiores al 61%. “Por más que analizo cómo es posible que la acción cotice como lo está haciendo, no lo entiendo. Cuando en una compañía tienes pérdidas y amplia capital, pierdes accionistas por lo que no tiene mucho sentido cómo está cotizando ahora”, afirma Daniel Álvarez.

Su cotización en estos momentos se encuentra en las cercanías del 1,40 donde los inversores están manteniendo a la acción que es comprada mayoritariamente por la propia Bankia. Hay quien asegura dentro del mercado que tanta volatilidad en el título está reportando unos beneficios ingentes a los inversores que hayan apostado por invertir en el intradía. Nicolás López, director de Análisis de M&G Valores, recomienda “mantener” a los precios actuales. “La única cuestión”, afirma, “es que no espero que vaya a tener una recuperación rápida rápida pues sigue siendo un banco doméstico con riesgo y puede tardar dos-tres años en tener una recuperación sostenida. Si uno sufre mucho en esta situación, puede ser razonable aprovechar el movimientos hasta los 1.50 euros y vender ahí”. Veremos cómo abre esta mañana el mercado con la noticia de una inyección inmediata para la entidad porque todo sea que ese nivel, con ampliación de capital puede que pendiente, no llegue nunca.