El nuevo Consejo de Administración de Banco Popular, nombrado tras su liquidación y compra por parte de Banco Santander, ha tomado una serie de medidas iniciales tras supervisar la marcha del negocio de la entidad y sus principales métricas, entre las que destaca la búsqueda de socios para la cartera inmobiliaria.

El Consejo de Administración de Banco Popular, presidido por Rodrigo Echenique, ha acordado, tras supervisar la marcha del negocio de la entidad y sus principales métricas financieras, así como el nivel de servicio y atención a los clientes, constatándose el pleno restablecimiento de la normalidad en las oficinas y otros centros de atención a clientes, el comienzo del proceso de búsqueda de socios para una cartera de activos adjudicados y créditos inmobiliarios morosos por un valor bruto en libros de 30.000 millones de euros, aproximadamente.

Para ello ha designado como supervisor de este proceso al consejero independiente Pedro Pablo Villasante, que velará por la trasparencia del proceso y la gestión de los potenciales conflictos de interés.

Vea también: La fase de consolidación gana terreno en Europa

Morgan Stanley será asesor del Consejo en todo este proceso. Los criterios para la elección del socio o socios serán el precio, la experiencia en este tipo de operaciones y la capacidad de gestión y ejecución.

Además, iniciado de la sustitución de distintos consejeros de entidades participadas por Banco Popular.

Y también ha acordado la recompra del 51% de Aliseda Servicios de Gestión Inmobiliaria, dedicada al servicing inmobiliario. El precio acordado de dicha participación es de 180 millones de euros y supondrá para el Banco Popular un consumo de capital de aproximadamente 302 millones de euros. Se espera que esta adquisición esté finalizada en el tercer trimestre de este año.

Vea también: Los inversores continúan sin confiar en la tendencia alcista