Santander está estudiando cual sería la mejor fórmula para compensar a los clientes accionistas de Popular que acudieron a la ampliación de capital de 2.505 millones de hace un año y perdieron todo su dinero.

Una de las fórmulas que tiene mayores probabilidades sería que Santander les ofreciese un bono por un importe invertido en la ampliación ligado a una rentabilidad. Esta opción podría ser una de las más rentables ya que la compañía lo ha utilizado en numerosas ocasiones, en forma de preferentes y bonos convertibles. Otra posibilidad que la entidad estaría barajando es ofrecer depósitos o créditos ventajosos.

Esta operación sería similar a la que ya aplicó la entidad en el caso Madoff, una estafa piramidal, que hizo que Santander y Fibanc reaccionaran rápido ofreciendo a sus clientes participaciones preferentes, por un importe equivalente al invertido en Madoff, con un cupón del 2% anual.

En el caso de que se llevase a cabo algunas de estas dos opciones, dicha compensatoria se aplicaría a los accionistas particulares y no a fondos de inversión e inversores institucionales, ya que el objetivo principal de esta operación es disuadir a que los clientes de Popular acudan a los tribunales y a su vez vincularlos a Santander.