El Grupo Banco Pastor ha obtenido un beneficio neto atribuido de 105,2 millones de euros en el primer semestre del año, lo que significa que ha incrementado su ganancia un 25,11 por ciento, frente a lo logrado un año antes. La entidad destaca que estas cifras muestran una gran fortaleza del negocio comercial, y una aceleración en todos los márgenes. Como muestra: el incremento del 24,6 por ciento en la inversión crediticia y el avance del 22,6 por ciento registrado por los recursos gestionados de la clientela.
Además, los ingresos por comisiones han crecido un 15,4 por ciento, hasta situarse en 81,01 millones de euros, mientras que el volumen de negocio ha llegado a 7.537 millones, un 23,8 por ciento más. La inversión crediticia total se ha situado en 23.133 millones de euros, con un incremento del 24,6 por ciento, impulsada por el avance de los créditos a clientes, que han crecido un 12,7 por ciento, para situarse en los 19.910 millones de euros. Dentro de los créditos, los concedidos con garantía real, que incluyen las hipotecas, se han elevado a 13.014 millones de euros, lo que representa un incremento del 19,8 por ciento. La entidad destaca que el "dinamismo" de la inversión crediticia, se sigue apoyando en un claro enfoque al segmento pymes en un contexto de favorable evolución económica. Así, el crédito comercial, crece a ritmos del 18 por ciento, las cuentas de crédito al 28 por ciento o el leasing al 54 por ciento, mientras que la financiación para adquisición de vivienda a particulares, crece a tasas del 16 por ciento. El índice de morosidad se ha situado en el 0,68 por ciento, tras un descenso de cinco puntos básicos, con una tasa de cobertura frente a posibles insolvencias del 279 por ciento. Principales márgenes En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, el de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos mas dividendos- se ha situado en 270,02 millones de euros tras crecer el 21,7 por ciento con respecto al primer semestre de 2006. La actividad de seguros ha reportado al banco unos ingresos de 3,36 millones, que sumados a los ceca de 9 millones ingresados por las entidades en las que participa condujeron a un margen ordinario de 373,30 millones, un 19,4 pro ciento más. Los costes de explotación han sumado a cierre de este periodo 143,7 millones tras crecer el 10,6 por ciento, impulsados por los gastos de personal, que han crecido el 11,1 por ciento y se colocaron en 111 millones, debido, principalmente a la implantación del Plan trienal Delta, con el que lleva a cabo una política de apertura de oficinas y prevé incrementar el beneficio neto hasta 240 millones en 2008. El margen de explotación, el que mejor refleja la evolución de la actividad puramente bancaria, se ha situado en 219,34 millones de euros, tras crecer el 24,8 por ciento.