El déficit en la balanza de comercio exterior de bienes y servicios de Estados Unidos bajó en marzo a 58.200 millones de dólares, un 6,5% menos que el mes anterior, informó hoy el Departamento de Comercio. La mayoría de los analistas esperaba una reducción menor del desequilibrio comercial, que arrojase un déficit de 60.800 millones de dólares. Después del ajuste por inflación, el déficit comercial real de marzo fue el más bajo desde noviembre de 2003.
En marzo las importaciones bajaron un 2,9% -la mayor disminución en casi seis años- a un valor de 206.700 millones de dólares, y las exportaciones disminuyeron un 1,7% -la mayor caída en tres años, hasta los 148.500 millones de dólares. En los tres primeros meses del año, el déficit comercial de EEUU suma 178.882 millones de dólares, comparado con uno de 178.619 millones de dólares en el período similar del año anterior. En todo el año pasado el saldo negativo para el comercio estadounidense fue de 708.515 millones de dólares, comparado con la cifra sin precedentes de 758.522 millones de dólares en 2006. Las cifras del gobierno muestran que en marzo los consumidores en EEUU compraron menos vehículos automotores, petróleo crudo, muebles y equipos de comunicaciones en el exterior, al tiempo que la economía creció a su ritmo más lento desde 2001. El hecho de que las exportaciones de EEUU, aún con el incentivo de un dólar débil, bajaron por primera vez en más de un año sugiere que la actividad económica empieza a desacelerarse también en el resto del mundo. En marzo, el déficit de EEUU con China fue el más bajo en dos años, en parte porque las exportaciones crecieron hasta los 6.400 millones, la segunda cifra mayor de la historia en la relación comercial con este país. En este mes, el precio del petróleo importado alcanzó niveles sin precedentes, 89,85 dólares el barril, pero la demanda se redujo en un 9%.