Los pedidos de bienes a las fábricas de Estados Unidos bajaron un 3,3% en agosto, arrastrados por la escasez de encargos de bienes de transporte, informó el Departamento de Comercio. Este es el mayor descenso en siete meses, desde enero pasado, y la mayoría de los analistas había calculado que la caída el mes pasado sería del 2,6%.
El principal factor que provocó la caída fueron los pedidos de bienes de transporte, que se redujeron en un 11,1%, en tanto que los vehículos de motor se redujeron en un 8,5%. Los pedidos de bienes de capital bajaron un 0,5%, y las entregas de bienes desde las fábricas disminuyeron en agosto un 1,6%. Los inventarios de bienes bajaron un 0,1%. El informe del gobierno mostró que los pedidos de bienes duraderos bajaron en agosto un 4,9%, en tanto que los encargos de bienes no duraderos cayeron un 1,6%.