La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó hoy 28.000 millones de dólares al sistema monetario en poco más de una hora a través de dos operaciones de compra de deuda en manos de otras entidades financieras. A través de su banco en Nueva York, encargado de hacer este tipo de operaciones para aumentar la liquidez del sistema monetario, la institución cerró la compra de deuda, a las 8:30 hora local (12:30 GMT), por valor de 4.000 millones de dólares.
Esa deuda será recomprada por los bancos en un plazo de 14 días a un tipo de interés máximo del 4,81%. Poco más de una hora después, la Reserva Federal informó de la compra de deuda por valor de 24.000 millones de dólares, a un plazo de siete días, tras los cuales, los bancos tendrán que recomprar la deuda a un tipo máximo también del 4,81%. De toda la deuda adquirida hoy, la entidad únicamente compró 640 millones de dólares respaldados por créditos hipotecarios, mientras que 22.320 se correspondían con títulos del tesoro y 5.040 de agencias. En las últimas semanas la Reserva Federal está colocando más liquidez de lo habitual en el sistema, especialmente a través de la compra de créditos hipotecarios, un sector que atraviesa una crisis por falta de efectivo, debido a la gran cantidad de hipotecas de alto riesgo (subprime) en los mercados y a la consiguiente pérdida de confianza de los inversores. La compra de instrumentos financieros es la principal herramienta de la Reserva Federal para inyectar liquidez en el sistema y así contribuir a mantener los tipos de interés interbancarios cerca de su objetivo, que ahora se sitúa en el 4,75%.