BAA, filial del grupo Ferrovial, concluirá en la segunda mitad de agosto el proceso de refinanciación de su deuda, según ha avanzado hoy la agencia de calificación Standard & Poor's. En su boletín "Infraestructure Finance Outlook", la agencia afirma que la intención de BAA es migrar los bonos y, refinanciar la deuda de la adquisición del operador aeroportuario británico a la vez. En este sentido, recuerda que BAA ha logrado recientemente el apoyo de las asambleas de bonistas para migrar todas las series de bonos existentes de la compañía a la nueva estructura de financiación, y que en junio logró compromisos de nueve bancos para proveer una facilidad de refinanciación de 7.600 millones de libras (unos 9.700 millones de euros) para ser utilizada de forma conjunta con el establecimiento de una estructura de financiación permanente.
En concreto, en las asambleas celebradas el pasado 5 de agosto, los tenedores de las nueve series de bonos votaron a favor de la propuesta de BAA para migrar su bonos a una nueva estructura corporativa acotada, que estará respaldada por los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Stansted y por el Heathrow Express. La compañía tiene emitida una deuda en bonos de 4.300 millones de libras (unos 5.400 millones de euros). A la subsidiaria de Ferrovial todavía le quedan pendientes otros hitos para que la refinanciación termine de manera exitosa, entre los que se incluye ultimar la financiación bancaria de los aeropuertos no regulados del grupo. En este sentido, BAA ha dicho que a principios de mes que trabaja para que todo el proceso se complete durante el mes de agosto. Entre las preocupaciones potenciales, S&P afirma que hay un riesgo de que la Comisión de Competencia británica imponga al operador la desinversión de algún aeropuerto de Londres, lo que conllevaría una reducción de la cartera y de la diversificación del operador y crearía incertidumbre acerca del futuro de los activos de disponibilidad limitada como ocurre en cualquier procoeso de venta forzosa. Standard & Poor's ha confirmado el rating 'BB-' de deuda corporativa a largo plazo de BAA y el de deuda senior de bonos no convertibles en 'BBB-', actualmente en vigilancia con implicaciones, donde fueron situados el pasado mes de abril. Ferrovial aborda desde hace meses un proceso para refinanciar la deuda de BAA y obtener nueva financiación con el fin último de dotarse de un sistema a largo plazo y garantizar las inversiones de 4.800 millones de libras (unos 6.100 millones de euros) que el operador tiene que ejecutar en los aeródromos británicos en los próximos cinco años. El proceso de refinanciación contempla tres vías, la migración a la nueva estructura de los bonos y créditos con que hasta ahora contaba BAA, la suscripción de un préstamo bancario (ya tiene acuerdo para un préstamo de unos 7.600 millones de libras (unos 9.700 millones de euros) y una aportación de capital de los socios.