Una bajada de recomendación por parte de Morgan Stanley ha sido suficiente para el desplome de los títulos de Vueling en bolsa. Los malos resultados publicados por la aerolínea así como la poca visibilidad del sector, han sido los principales motivos de la rebaja de nota hasta “infraponderar”. Los títulos de Vueling, que no ha repuesto las ventas que sufrieron el día de la publicación de resultados, acumulan una caída anual del 61.50%
No parece que los títulos de Vueling levanten cabeza. El pasado 3 de agosto la compañía publicó unas perdidas cinco veces inferiores a las cifras publicadas durante los seis primeros meses del año anterior. La compañía atribuyó estos malos resultados a un incremento en el precio del crudo así como un descenso en las tarifas, motivada principalmente por una mayor competencia en el sector. Además, Vueling modificó su previsión de resultados para el resto del año sin esperar cumplir las cifras que estimó a finales de 2006. La respuesta de los inversores fue clara y en esos momentos se hizo notar con la mayor caída de los títulos de la aerolínea de bajo coste en su historia, una cesión superior al 30%. Desde entonces no se ha recuperado. Las caídas reflejaron la opinión de algunos expertos, que estimaron que la aerolínea valía menos del precio al que comenzó a cotizar. El pasado 8 de agosto Ibersecurities consideraba que valía entre 10 y 20 euros y hoy ha sido Morgan Stanley el que ha recomendado “infraponderar” los títulos de la compañía. Unos inicios que prometían La salida de Vueling a Bolsa estuvo marcada por el optimismo. Dos meses después del estreno, los títulos se cotizaban por más de 40 euros hasta alcanzar su precio más alto a finales de febrero, con 46,7 euros la acción. En los meses de marzo y abril los títulos de la aerolínea oscilaron entre los 38 y los 44 euros. Sin embargo, a partir de mediados del mes de junio las acciones han ido retrocediendo de forma gradual, intercambiándose por un valor no superior a los 30 euros. Ya en julio, a partir del día 10, el valor descendió por debajo de los 25 euros, lo que supone una caída de más del 50% con respecto a los 44 euros que llegó a alcanzar.