Era una de esas “sorpresas” que no se tenía que dar si el mercado quería seguir relativamente sostenido por las políticas de los bancos centrales. La decisión de la FED insufló los primeros aires de desconfianza y, ahora, Portugal ha conseguido desestabilizar a los índices del viejo continente, especialmente al Ibex 35 que recorta más del 2.5% y marca en los 7650 puntos su nivel. ¿Objetivo? Los expertos reconocen que los 7500 puntos debe ser el nivel que ponga a prueba la “relativa fortaleza” del selectivo pues, de lo contrario, nos iremos directamente a 6800 puntos. 


Portugal dio ayer la noticia. Paulo Portas, Ministro de Asuntos Exteriores portugués, y también líder del partido CDS, presentó su dimisión al primer ministro. Se trataba así de la segunda dimisión de un miembro del gobierno portugués tras la anunciada previamente por Vítor Gaspar, ministro de Finanzas. Aludiendo a que su presencia en el gobierno se ha vuelto insostenible, Portas dejó la puerta abierta - o al menos así lo ha interpretado la prensa portuguesa - a que otros miembros del partido hagan hoy lo mismo. (Ver ¿Qué pasa en Portugal?)

¿Efecto? Mercado de deuda al alza, repunte de los bonos y caídas de la renta variable. El PSI 20 se deja más del 6% en la sesión. Los expertos apuntan directamente el mercado de deuda luso como otro de los focos de inestabilidad en la sesión pues "las rentabilidad de la deuda de Portugal a 10 años sigue subiendo, lo que ha disparado todo y la prima de riesgo, con respecto a la alemana, ha conseguido superar la resistencia que teníamos en los 500 puntos, poniendo en jaque todo". 

Bono a diez años portugués. Fuente: Bloomberg


La incertidumbre es negativa para los mercados. Eso, lo saben. Sin embargo, “será especialmente negativo para las empresas con mayor exposición al mercado interno y un mayor apalancamiento, que deberían experimentar mayor volatilidad, así como los sectores más ligados a riesgo soberano, esto es Banca, telecomunicaciones y utilities”, explica Javier Flores, director del servicio de estudios de Asinver.

Evolución sectores más perjudicados bolsa europea





Una situación que, como no podía ser de otra manera, se hace extensible al resto de Europa, especialmente al Ibex35. Y es que la situación técnica de fondo “es que los índices se encuentran ahora en zona de vulnerabilidad significativa, por lo que la incertidumbre portuguesa llega en el momento más inoportuno”, reconoce Flores. Teniendo en cuenta que la corrección en Estados Unidos no ha finalizado y la incertidumbre en torno a Egipto.

Es precisamente ese aspecto técnico el que hay que destacar cuando se habla del selectivo español. Ya nos advertía el director de análisis de Estrategias de inversión, Luis Francisco Ruiz, que el rebote experimentado en las últimas jornadas no era fiable y que lo más positivo que “podemos encontrar a corto plazo es que el Ibex 35 ha aguantado el primer ataque serio a la zona de soporte clave comprendida entre 7565-7490 puntos”.



Y en esas nos encontramos. Hoy el selectivo español cotiza con pérdidas cercanas al 3% y cotiza en torno a los 7.650 puntos. Manuel Chacón, analista de Iriondo Inversiones reconoce que “la perforación de los 7500 puntos abriría las puertas a los 6800 puntos”.