El Gobierno argentino aprobó un crédito de 70 millones de dólares (50 millones de euros) a la filial local de General Motors que esta semana se declaró en quiebra, informó la presidenta Cristina Fernández desde la ciudad de Alvear, en la provincia de Santa Fe (norte del país). Fernández visitó ayer la planta General Lago, filial de la automovilística estadounidense, donde hizo entrega del préstamo que será financiado con recursos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) y que estarán avalados con una garantía hipotecaria de la sede de General Motors en ese país.