La compañía siderúrgica se gira al alza a partir de su directriz creciente primaria, así como de su media móvil de largo plazo, movimiento que permite a la curva de precios consolidarse por encima de su media móvil de medio plazo.

La curva de precios logra cerrar el hueco bajista del pasado día 2 de marzo, establecido en los 27,695 situándose a la altura de su directriz bajista, que parte de un máximo anual de 30,77.

 

 

La puntuación de Acerinox es de 6,5 puntos sobre 10, una valoración positiva que permite priorizar la superación de resistencias en un entorno incuestionablemente alcista, con el objetivo de consolidarse por encima de los actuales máximos anuales.

 

 

Mirándolo desde el punto de vista operativo, el rebote llevado a cabo por las compras, pese a no contar con un respaldo del volumen de contratación, se gira al alza a partir de niveles muy significativos. Tiene una estructura de fondo claramente en favor de las compras, lo que permite la adopción de posiciones largas y compradoras con un stop a cierre semanal por debajo de los 24,33 de cara a una estrategia de medio plazo.