Antena 3 ofrece a los accionistas una rentabilidad estupenda de flujo de caja libre ajustado cíclicamente, lo que la convierte en toda una ganga entre las acciones de todo el mundo. Vemos en torno a un 85 por ciento de potencial al alza con un riesgo bajista limitado.

Cuando se descuenta lo peor es cuando hay que comprar

Dada su capacidad actual de generar beneficios, vemos el valor intrínseco de Antena 3 en torno a 10,5 euros por acción, lo que ofrece un fuerte potencial alcista del 85 por ciento en los próximos 2-3 años. A corto plazo, podría ser nada menos que un 25 por ciento en 2011 desde los niveles actuales.

Los activos de calidad y la coyuntura en los ratios financieros son importantes

Los valores de la compañía en TV y otras actividades relacionadas con los medios de comunicación están ofreciendo un rendimiento elevado, en base a los resultados del capital invertido; se encuentra protegido por una barrera muy elevada de acceso al sector; cuenta con una fidelidad a la marca y una cuota de mercado elevadas. Estas son características que se asocian generalmente a los activos de alta calidad.

Desde el punto de vista de la coyuntura financiera, Antena 3 parece atractiva. El retorno sobre activos de la compañía y su cash flow operativo parecen buenos y llevan mucho tiempo siendo positivos. En comparación con el año pasado, el retorno sobre activos ha aumentado; y si nos fijamos en los números, también vemos que los beneficios se deben a cash flows fuertes. Su apalancamiento financiero ha bajado con el reforzamiento de su liquidez; respecto de la rentabilidad, tanto los márgenes brutos como el rendimiento de los activos (eficiencia de los activos invertidos) han aumentado respecto del año pasado. El único inconveniente es el aumento de capital de la compañía, puesto que siempre favorecemos a compañías que financian su expansión a través de cash flows operativos, y Antena 3 podía haber optado por esta opción.

Más de un 30% de cuota de mercado, unos márgenes de EBITDA atractivos y endurecimiento del control de los costes

La compañía presentó unos beneficios netos en el primer trimestre de 19.600 millones de euros el 28 de abril, en línea con las expectativas. Debido al endurecimiento de las medidas de control de los costes (los costes solo aumentaron un 4,1 por ciento interanual) sus administradores han reafirmado su objetivo de margen de EBITDA del 20-21 por ciento en 2011. La política de pay-out ratio tampoco ha cambiado del 80 por ciento de ingresos netos.

La cuota de mercado del grupo Antena 3 también ha subido 150 puntos básicos interanuales en todos los canales (entre las cadenas de televisión privadas, lo que excluye la cuota de mercado de la cadena pública Televisión Española) hasta cerca del 30,2 por ciento. Además de esta mejora, la compañía cuenta ahora con el mayor power ratio de todas las cadenas privadas de TV españolas. (El power ratio mide los resultados comparados con la cuota de audiencia que controla).

Riesgos de inversión

Cuando decimos que el riesgo bajista está limitado, nos referimos a que el riesgo de inversión (la pérdida de capital permanente o las pérdidas que no se han producido durante un periodo de tiempo extenso) está muy limitado por la valoración tan baja, la naturaleza de la actividad de Antena 3 y la calidad de los activos. No obstante, con la tasa de desempleo del 20,6 por ciento en España y la deuda del sector privado en torno al 170 por ciento del producto interior bruto, la coyuntura empresarial para el consumo de medios privados no es la óptima. Otro riesgo es la entrada de nuevos competidores por los atractivos rendimientos de la industria en el capital invertido. Pero este riesgo está muy limitado, puesto que la fidelidad a la marca evita que los competidores entren en el mercado sin inversiones sustanciosas.

Salvo que la tasa de desempleo del país siga subiendo en adelante o que el mercado hipotecario se desplome por la enorme deuda privada y el estancamiento de los ingresos disponibles, lo normal es que la situación comercial para el consumo de medios privados más o menos haya tocado fondo. Esto viene a confirmar nuestra opinión de que el riesgo bajista está limitado en comparación con el alcista.