Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran descensos de medio punto porcentual, en una jornada centrada en la que los inversores cotizan ell dato de inflación estadounidense de julio y un tweet de Donald Trum en el que anuncia el importe de aranceles para Turquía.  El Dow Jones baja un -0,70%, el S&P 500 un -0,51%: y el  Nasdaq se deja un -0,57%

 

 

Wall Street cae en los primeros minutos de cotización. El Dow Jones baja un 0,70%; y el S&P 500 un 0,51%: mientras que el Nasdaq se deja un 0,57% después de que el parqué neoyorkino cerrase la sesión de ayer con tendencia mixta, enlazando su octavo día consecutivo de ganancias, la racha más larga desde octubre, gracias a los nuevos máximos registrados por Amazon y Apple.

Wall Mart lidera ganancias en el Dow Jones, con ascensos del 0,92% mientras que Home Depot, lastra al selectivo con descensos del 0,58%. La atención vuelve a estar hoy en Tesla que se deja en la apertura un -1,03%. Ayer retrocedió un 4,8%, ante una posible investigación por parte de la SEC. La institución estaría analizando si las declaraciones realizadas por la compañía esta semana, en las que exponía que Tesla podría ser excluida de Bolsa, podría no proteger el interés de los inversores al tiempo que tiene que analizar la veracidad de dichas afirmaciones.

De esta forma, Wall Street se ve contagiado de las caídas en Europa, propiciadas por las tensiones comerciales, las sanciones  a Rusia y Turquía por parte de EEUU, lo que ha propiciado la depreciación de sus divisas.

En el mercado de divisas, la lira turca cae casi un 14% frente al dólar, en medio de las preocupaciones sobre la deuda externa de Turquía, superior al 50%, una de las más altas entre las economías en desarrollo, todo después de que Trump haya prometido este viernes via Twitter doblar aranceles de metales a Turquía a medida que aumenta la disputa sobre estadounidenses detenidos. En concreto, los aranceles de aluminio serían del 20%, los aranceles de acero del 50%

Los inversores de Wall Street digieren el IPC

En el frente macroeconómico estadounidense, destaca la publicación del IPC americano del mes de julio que se mantiene en el 2,9% , un punto por debajo de lo esperado. Por su parte, el  IPC subyacente, es decir, el que no tiene en cuenta alimentos frescos ni energía, se ha situado en el 2,4%, una décima por encima de lo que estimaba el consenso.

En los últimos días se han referido otras referencias de precios en EEUU. Ayer mismo, el índice de precios de producción (ligeramente más débil de lo esperado, 3,3%) o, el más seguido por la Reserva Federal (FED), el deflactor del Consumo Personal que en junio se mantuvo en el 2,2%. “Todos ellos, unidos al fuerte crecimiento del PIB preliminar del 2T18 (del 4,1%), son consistentes con las expectativas de dos nuevas subidas de tipos por parte de la FED este año (en septiembre y diciembre al 2,25%/2,50%)”, subrayan desde Bankinter.

En la misma línea, según una encuesta de The Wall Street Journal, la mayoría de los economistas encuestados esperan que el banco central estadounidense suba dos veces más los tipos de interés este año, en septiembre y otra en diciembre. Así, de los 57 economistas que contestaron a la encuesta un 88% espera dos subidas de 25 puntos básicos más en 2018, hasta el nivel de 2,25%-2,50%, frente a un 84% en la encuesta de hace un mes.

La proyección mediana de la encuesta para los tipos a finales de 2019 se sitúa en el 3%, manteniéndose cerca de ese nivel en 2020.

Ayer, el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, indicó que una economía fuerte, un bajo desempleo y una creciente inflación significan que la FED estadounidense debería ir moviéndose hacia un entorno más normal de tipos de interés. Así, Evans dijo que espera al menos una nueva subida de tipos este año y que deja la puerta abierta a una segunda.

En la sesión de este viernes en Wall Street no presentará sus cuentas ninguna compañía de relevancia. Según la última estadística de FactSet, con un 90% de las empresas del S&P 500 habiendo publicado sus resultados trimestrales, la tasa de crecimiento del beneficio por acción para el segundo trimestre de 2018 apunta al 24,6% interanual, ligeramente por encima del 24,0% de hace una semana y del 20% que se contemplaba al inicio de la temporada de resultados.