Aunque varias empresas siguen mostrando buenos resultados, todavía está presente la crisis en la cadena de suministros. Por ello, Teslaadvirtió que este problema podría afectar a los resultados del 2022 pese a las ganancias records obtenidas en el cuatro trimestre en el orden de los 2.3 mil millones de dólares según Patrick McGee en Financial Times.

Tesla dijo el miércoles que sus ingresos trimestrales aumentaron un 65% respecto al mismo período del año anterior a 17.700 millones de dólares, muy por encima de las previsiones de 16.600 millones de dólares.

Pero la ganancia neta trimestral estuvo por debajo de los 2.55 billones de dólares esperados por Wall Street, lo que hizo que las acciones de Tesla cayesen más de un 5% en las operaciones posteriores al cierre inmediato. Posteriormente, las acciones revirtieron el rumbo y se cotizaron planas. La cifra de beneficios fue un 760 % superior a la del cuarto trimestre de 2020.

Se habían acumulado altas expectativas después de que Tesla informara a principios de este mes que entregó más de 308,000 vehículos en el cuarto trimestre, superando las previsiones de los analistas de 263,026.

Esas cifras demostraron que el pionero de los vehículos eléctricos había sorteado hábilmente la congestión de la cadena de suministro y la escasez de chips que han afectado al resto de la industria automotriz.

Pero el miércoles, Tesla señaló que sus fábricas “han estado funcionando por debajo de su capacidad durante varios trimestres, ya que la cadena de suministro se convirtió en el principal factor limitante, que probablemente continúe hasta 2022”.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Agregaron: “Nuestro objetivo es aumentar nuestra producción lo más rápido que podamos, no solo aumentando la producción en las nuevas fábricas en Austin y Berlín, sino también maximizando la producción de nuestras fábricas establecidas en Fremont y Shanghái. Creemos que la competitividad en el mercado de vehículos eléctricos estará determinada por la capacidad de agregar capacidad a lo largo de la cadena de suministro y aumentar la producción”.

Tesla solo logró su primer año rentable en 2020, con una ganancia neta de 721 millones. Para todo 2021, registró 5.5 billones en ganancias netas, un 665%.

Los márgenes operativos de Tesla fueron del 14,7 por ciento, menos de 1 punto porcentual respecto al año anterior.

Las ganancias ajustadas por acción fueron de 2,54 dólares frente a los 2,37 dólares esperados por los analistas, lo que refleja una ganancia del 218% respecto al año anterior.

A pesar de los vientos en contra, la compañía calificó el 2021 como un "año de avance" y agregó: "Con nuestras entregas un 87 % más en 2021, logramos el margen operativo trimestral más alto entre todos los volúmenes (fabricantes de automóviles), según los últimos datos disponibles, lo que demuestra que los vehículos eléctricos pueden ser más rentables que los vehículos con motor de combustión”.

Las acciones de la empresa habían caído un 22% este año, elevando su capitalización de mercado a 934.000 millones de dólares, antes de que se publicaran los resultados del miércoles.

Tesla cerró la sesión en los 937,41 dólares y los indicadores de Ei se muestran prácticamente bajistas.