"Empire State", el índice de la Fed de Nueva York sobre las condiciones de los negocios en las fábricas, cayó hasta 2,21 desde 1,52 en el mes de octubre, traduciéndose en el primer dato negativo desde mayo. El consenso de analistas había pronosticado un índice de 5,00. Una lectura por encima de cero indica expansión.

El estudio de las plantas manufactureras del estado es uno de los primeros indicadores mensuales sobre las condiciones de producción en Estados Unidos. Si la debilidad en Nueva York también aparece en otras regiones importantes de fabricación, marcaría un retroceso después de que los datos mostraron en octubre que la contratación estuvo relativamente débil. (Ver: El estancamiento de las minoristas)

Se esperaba que el cierre del gobierno federal en octubre debilitase el crecimiento, pero los resultados a raíz de esa situación han sido desiguales. Las condiciones del mercado laboral en las fábricas neoyorkinas se redujeron, dado que la cantidad de empleados se deslizaron a 0,0 desde 3,61 en octubre.

Caen los precios de las exportaciones

Un informe separado mostró el viernes que los precios de las exportaciones de Estados Unidos cayeron inesperadamente en octubre. El Departamento de Trabajo de aseguró que los precios de exportación bajaron un 0,5% el mes pasado, dejando patente la séptima caída en ocho meses. El dato ha estado por debajo de las previsiones, puesto que el consenso de analistas había pronosticado un ligero aumento de los precios de exportación.

La disminución sugiere que los consumidores de Europa y otros importantes socios comerciales están luchando tanto contra la crisis que los productores estadounidenses tienen poco poder para subir los precios.
El Banco Central Europeo ha recortado las tasas de interés a principios de este mes, en parte debido a que la debilidad de la economía de la región está pesando demasiado en los precios. (Ver: Concluye la semana con los datos del IPC de la Eurozona)

El informe del Departamento de Trabajo mostró también que los precios de las importaciones estadounidenses cayeron un 0,7%, siendo una caída más pronunciada de lo esperado.