La cita, la Salón del Automóvil de Los Ángeles de este año. La excusa, presentar su modelo SUV Ocean EV con un paquete competitivo. Considerado por el fundador de la empresa como el vehículo eléctrico más sostenible del mundo y poniendo a la firma en el plató, según Pras Subramanian en Yahoo Finance.

Fisker fue fundada y dirigida por el legendario diseñador de automóviles Henrik Fisker y hasta el momento no figuraba en el radar de los inversores como otras firmas más grandes como Tesla.

Su modelo Ocean tiene como objetivo más de 350 millas de alcance desde una configuración de motor dual con tracción en las cuatro ruedas que bombea 540 caballos de fuerza.

Pero el verdadero giro al sector es el Ocean base, llamado Ocean Sport, que usará una batería de menor alcance (con un alcance de alrededor de 250 millas) y una tracción delantera de un solo motor que se lanzará antes de cualquier incentivo estatal y local a 37,499 dólares.

Hasta el momento ninguna firma, ni siquiera Tesla, puede igualar ese precio.

“Tenemos todo un modelo de negocio de activos ligeros, es un poco como Apple, Foxconn, si lo desea, en términos de que nos concentramos en el producto, el marketing, el diseño, el desarrollo y luego subcontratamos la fabricación”, señaló Fisker desde el imponente stand de la compañía en el piso de la convención. "No tenemos que invertir miles de dólares en cada automóvil porque tenemos que mantener las luces encendidas en la fábrica y pagar impuestos sobre bienes raíces y lo que sea".

Fisker está sub contratando al gran fabricante Magna para construir su SUV Ocean quien fabrica automóviles y componentes grandes para clientes como BMW, GM e incluso Ferrari.

Estrategias de Inversión

Además, un área que ejerce presión al alza sobre los precios de los vehículos eléctricos son las baterías. La compañía trabajando con CATL, el mayor fabricante de baterías del mundo, para hacer un paquete personalizado para Ocean, usando celdas de batería LFP (fosfato de hierro y litio) más baratas para el modelo Ocean Sport, y celdas de níquel, manganeso y cobalto más densas en energía para el modelo Ocean de rango extendido.

Además de todo eso, Fisker quiere que este coche sea el más sostenible del planeta, de ahí el nombre "Ocean".

"Entonces, la idea con este vehículo es convertirlo en el vehículo más sostenible del mundo, por lo que tenemos un techo solar que puede brindarle hasta 1,500 millas durante un año, tenemos un interior completamente vegano con materiales reciclados", señaló Fisker. “Incluso todas las alfombras están hechas de botellas de plástico recicladas y redes de pesca del océano, y los elementos de fibra de carbono del automóvil y las ruedas son, lo adivinaste, reciclados”.

Con 20.000 reservas en la cartera de pedidos en este momento, la compañía está viendo un buen interés en un automóvil que no verá las calles hasta el tercer trimestre de 2022. Pero esto forma parte del plan.

¿Por qué sub contratar la producción?

Fisker comprende que la producción, frente a la creación de prototipos, es difícil. Elon Musk de Tesla dice esto casi semanalmente. Es un proceso extremadamente complicado que requiere sistemas adecuados, socios técnicos y, por supuesto, capital para hacerlo bien.

“El desafío para las nuevas empresas de vehículos eléctricos es cómo aumentar y producir varios cientos de miles de vehículos al año, y no tardar 10 años en hacerlo”, comentó Fisker. Aquí es donde entra en juego el socio de Fisker, Magna, con su capacidad para producir miles de automóviles al año, junto con nuevos aumentos de capital que Fisker ha hecho este año (1 mil millones de dólares a través de su oferta pública inicial de SPAC y 600 millones de dólares en una oferta de deuda), para invertir en I + D y adquirir conocimientos y piezas de socios técnicos. Es la única forma en que las nuevas empresas pueden competir con los GM y Ford (F) del mundo.

“Un automóvil está hecho de unas 1.500 piezas o incluso más, según la cantidad de tornillos que se cuenten, y todas estas piezas tienen que llegar justo a tiempo. Deben ensamblarse exactamente en el momento adecuado en la secuencia correcta”, afirmó Fisker. “Creo que la mayoría de las empresas emergentes de vehículos eléctricos subestiman eso. La industria automovilística tradicional ha necesitado muchas, muchas décadas para perfeccionar esto, y en eso es en lo que son realmente buenos".

La cotización de la firma cerró el pasado viernes en rojo en los 19,79 dólares.