Cristina Fernández de Kirchner está en Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas aprovechará este viaje para reunirse con el inversor húngaro. Una parte de las inversiones de George Soros está en bonos argentinos reestructurados y, por lo tanto, como el resto de bonistas no ha podido cobrar los intereses desde julio. El inversor tiene también un 3,5% del capital de la petrolera nacionalizada YPF.

Soros, junto a un grupo de bonistas denunció el mes pasado a BNY Mellon por no hacer frente al pago del cupón de los bonos reestructurados, tal y como había pedido el gobierno de Kirchner que previamente había ingresado los 539 millones de dólares que correspondían a este pago. Esa decisión hubiera ido en contra del fallo del Tribunal Griesa en Estados Unidos. Precisamente este impago provocó el segundo default de Argentina en menos de doce años.

Después de que Argentina aprobase hace unas semanas una ley que cambia el pago de la deuda soberana en el país para todos aquellos bonistas que lo soliciten. Con todo, la Corte Suprema de Estados Unidos considera que este pago también violaría su dictamen.

El problema ahora lo tiene la unidad argentina de Citigroup, ya que la entidad se niega a realizar ese pago en contra de Griesa. Hoy el Ministro Axel Kiciloff ha dicho que “si Citibank no paga estaría incumpliendo las leyes de Argentina”. El diario Clarín afirmaba que el ministro ha dicho que "el banco es una institución argentina, y tiene un contrato con la República Argentina con ley argentina no de Nueva York, y cuando se le deposita la plata tiene que pagarla", dijo hoy el ministro de Economía durante una entrevista en Radio Del Plata.

"El juez Griesa le ha puesto un grillete al Citibank aparentemente y le impide cumplir contratos con otro país, y el contrato no es con el Citibank de Nueva York, sino con el de Argentina, y se somete a la legislación argentina: Si no paga a los bonistas, estaría incumpliendo leyes argentinas", explicó Kicillof. (Ver artículo en Clarín)