Square, la firma de pagos digitales perteneciente a Jack Dorsey, cambiará su nombre a Block Rg-A el día de hoy. No parece nada llamativo, pero el trasfondo es lo que le da sentido. Ya que la idea es transformarse en un conglomerado tecnológico como sus rivales, según Nicolás Rivero en Quartz.

Este cambio dejará a todos sus productos exactamente igual. Square, Cash App y Tidal seguirán bajo su actual denominación.

Este cambio refleja la visión de Jack Dorsey de amputar y construir un conglomerado tecnológico como lo han hechos sus rivales: Amazon, Meta y Alphabet.

Estas firmas tienen una empresa matriz que es la encargada de generar efectivo. Con el mismo poder desarrollar apuestas más arriesgadas sin perder ingresos ni poner en riesgo a la firma.

Estos conglomerados le dan la oportunidad para crecer hacia un monopolio en una sola y gigante industria que influya cada vez más en la economía.

Block puede respaldarlos sueños de Jack Dorsey

Dorsey dejaba su puesto en Twitter a finales de noviembre, ya que consideraba que la firma estaba preparada para dejar atrás a sus fundadores. No obstante, el verdadero motivo era el lento crecimiento de la red social y la imposibilidad de poder desplazar a Facebook como el rey de las redes sociales.

Twitter gana solo un 4% más que Meta y una fracción aún menor de los ingresos de otros gigantes tecnológicos.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Square es la empresa más redituable

La empresa de tecnología financiera genera tres veces los ingresos de Twitter y tiene una clara posibilidad de convertirse en un actor dominante en el creciente mercado estadounidense de pagos digitales. Procesó alrededor de 112 mil millones de dólares en pagos el año pasado, todavía una fracción de los 837 mil millones de dólares de Mastercard y de los 879 mil millones de dólares de Visa. Es uno de los peces más grandes en la nueva escuela de empresas emergentes de pagos digitales de EE. UU., y su volumen de transacciones en los primeros tres trimestres de este año ya es un 40% más alto que en el mismo período del año pasado.

Por ello es que Dorsey ha decidido realizar el cambio al igual que sus competidores: canalizar dinero de los negocios centrales de sus empresas matrices para financiar un montón de proyectos paralelos extraños, divertidos y experimentales.

Algunos de esos proyectos puede que no generen grandes rendimientos, pero tienen el potencial de rivalizar o eclipsar los ingresos de los principales negocios de estos conglomerados.

Alphabet invirtió miles de millones de dólares en proyectos "moonshot", como el desarrollo de inteligencia artificial general, automóviles autónomos y servicio global de Internet a través de globos aerostáticos. Meta está apostando por tecnologías que permitirán la visión de Zuckerberg para el metaverso, incluidos los cascos de realidad virtual, las gafas de realidad aumentada y el software que permite a las personas trabajar o diseñar sus propios mundos virtuales.

Con Block, Dorsey quiere construir una cartera de empresas centradas en las criptomonedas. "Bitcoin cambia absolutamente todo", dijo Dorsey en una conferencia de bitcoins en junio en Miami. "No creo que haya nada más importante en mi vida en lo que trabajar". Con Block, Dorsey finalmente tiene la base de ingresos y el modelo corporativo que necesitará para construir el conglomerado de criptografía de sus sueños.

La firma cerraba la sesión del jueves en los 186,75 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran prácticamente bajistas.