Muchos inversores consideran que el potencial de crecimiento de Apple se ha estancado con el paso de los años. No obstante, su nueva línea de negocio llamada Apple Cars podría ser el impulso que le hace falta a la firma para seguir creciendo  según Martin Tillier en Nasdaq.com

Apple sigue encontrando vías de crecimiento. Han reinventado constantemente su producto principal, el iPhone, y han creado un ciclo de compra de actualizaciones de dos años que algunos pueden encontrar molesto o incluso reprobable, pero pocos parecen poder resistir. Además de eso, se han expandido a dispositivos portátiles, con Apple Watches y AirPods ahora casi tan omnipresentes como sus teléfonos, y luego también crearon ciclos de actualización para esos productos. Una vez que el mercado de accesorios y teléfonos móviles de EE. UU. se saturó esencialmente, con Apple controlando una participación de mercado tan grande que la expansión fue un problema, comenzaron a vender más en el extranjero, beneficiándose del crecimiento masivo del segmento en China, India y otros lugares. Más recientemente, se han concentrado en los servicios, creando flujos de ingresos crecientes y repetibles.

Sin embargo, a lo largo de todo esto, lo más notable del éxito de Apple es que casi ninguna de sus "innovaciones" son realmente innovaciones en absoluto. Se han apegado al manual de Steve Jobs de permitir que otros asuman riesgos importantes en la innovación de productos y luego fabricar y comercializar productos exitosos mejor que sus rivales. Ese patrón es lo que hace que los rumores recientes sobre un Apple Car sean tan intrigantes. Otros, sobre todo Tesla, han realizado el trabajo pesado en términos de desarrollo de vehículos eléctricos (EV) y automóviles autónomos durante los últimos cinco o diez años. Ha sido un proceso difícil, desigual y costoso, pero los conceptos ahora no solo están probados, sino que también son ampliamente aceptados por los consumidores.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

“Durante ese tiempo, se ha hablado mucho sobre la investigación de productos para automóviles de Apple. Hasta hace poco, se suponía que la empresa se centraba en el software para vehículos, pero ahora ha pasado a hablar de un vehículo real. Ahora que la mayoría de las arrugas se han solucionado y los vehículos eléctricos autónomos están ganando aceptación, parece que es el momento adecuado para que Apple presente una versión mejor, más barata y más amigable para el consumidor de lo mismo, y luego la comercialice de manera brillante. para asegurar el éxito”, comenta Tillier.

La fabricación de automóviles generalmente se considera un negocio con importantes barreras de entrada, entre otras cosas porque, como Tesla descubrió en los primeros días, puede ser un pozo de dinero que requiere frecuentes aumentos de capital. Para Apple, sin embargo, con un flujo de caja libre de más de 80 mil millones de dólares, el capital no es realmente un problema si eligen concentrarse en la fabricación de automóviles. Y, si siguen su patrón histórico de producción, ni siquiera tendrán que gastar tanto dinero. Como muchos han señalado en el pasado, Apple no fabrica iPhones, los vende. Lo mismo podría aplicarse fácilmente a un Apple Car. El negocio del automóvil se encuentra en un estado de cambio masivo, y habrá algo de capacidad de producción de repuesto en algún lugar que pueda usarse sin que Apple incurra en los costos masivos de construir una planta.

 “Podría ser que los rumores y las especulaciones sobre un Apple Car nunca lleguen a ser más que eso, o podría seguir el camino de algunos de sus otros proyectos: un lanzamiento llamativo seguido de que el producto se desvanezca silenciosamente. También podría ser que estemos mirando al lugar equivocado y que el próximo gran impulsor de ingresos para Apple sea otra cosa, como las gafas, y no un automóvil. Sin embargo, una cosa es segura, según su historia, Apple encontrará la manera de seguir creciendo y desafiar a los escépticos”, finaliza Tillier.