Tras conocerse el dato del desempleo en Estados Unidos, que no ha cumplido con las expectativas de los expertos, el bono afianza su recorrido bajista en el mercado norteamericano.
La creación de empleo se ha quedado en 192.000, que ha sido peor de lo esperado por el consenso de mercado que había estimado un avance hasta los 200.000. Además, ha sido peor en comparación con el mes anterior, que fue de 197.000. Además, la tasa de desempleo se ha mantenido en el 6,7%.

Este dato repercute en varios puntos. El primer lugar el dólar saldría fortalecido de este informe, mientras que el bono se quedaría más tocado. En esta línea, se refuerza las posiciones cortas abiertas en los bonos de 10 años en nuestra cartera de Trading como señala el director de análisis de Estrategias de Inversión, Luis Francisco Ruiz.

“Seguimos pensando que los activos financieros que reaccionan con más nobleza a las lecturas macroeconómicas son las divisas y los bonos. A día de hoy, más aún con el BCE planteándose la posible compra de activos al estilo de otros bancos centrales (Fed, BoE y BoJ), los activos de riesgo pueden comportarse de forma paradójica interpretando de forma errática las cifras económicas, es decir, lo malo es bueno porque tenemos más estímulos monetarios e inversa”, indica.

“Los bonos y las divisas se ajustan más al sentido común del titular de la noticia económica y siguen siendo más fiables para una operativa a corto plazo”, apunta. (Ver: Posiciones a favor de USD y en contra bonos)

Justo esa misma tesis es la que baraja José Luis Cárpatos, analista independiente de Estrategias de Inversión, que tras conocerse el dato de empleo ha señalado “es un buen dato para el mercado, mal dato para los bonos y buen dato para el dólar, pero en el fondo sigue sin salir como a todo el mundo le gustaría”.

En este sentido, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión muestran que los bonos a 10 años de Estados Unidos siguen en fase de rebote, mientras que reciben una puntuación de 4 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Estos Indicadores muestran que aunque la tendencia a largo plazo se mantiene alcista, a medio plazo continúa siendo bajista. Asimismo, los momentos totales lento y rápido son negativos; mientras que el volumen a medio y largo plazo es decreciente. El único punto negativo que indica este análisis técnico es que la volatilidad que presenta el activo en el tiempo es decreciente.

Indicadores Premium Bonos a 10 años de Estados Unidos