Cabe recordar que Boeing era, hasta el momento, la compañía que se encargaba de fabricar los aviones para la empresa nipona.

Este hecho ha provocado que en la apertura del mercado estadounidense las acciones de Boing hayan descendido poco más de un 1%, aunque sigue manteniendo una tendencia alcista.

Muestra del momento de la aerolínea son sus resultados del segundo trimestre. Su beneficio creció un 13% y se batieron las estimaciones de los analistas. De hecho, los problemas que presentaron algunos aparatos fabricados por esta empresa quedaron prácticamente en el olvido.


Los títulos de Boeing han logrado lograron superar las caídas que se produjeron en las bolsas después de algunos de esos accidentes y ya sólo en julio anotaron una revalorización de casi un 5%, mientras que en un año se han anotado una subida de más del 50%.

Así, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión indican una tendencia alcista del fabricante de aviones tanto a medio como a largo plazo con la puntuación más alta: una nota de 9 en una escala del 0 al 10.